viernes, 21 de enero de 2011

Fuentes de Inspiración: Terry Fox, cuanto tenemos que aprender

La mayor parte de mi vida he estado vinculado indirectamente(cuando trabajaba en la empresa privada como voluntario)  o directamente a temas sociales(actualmente desde la universidad) y desde hace poco(5 años) he ido aficionadome al deporte.  Es lógico entonces intentar unir transformación social con el deporte.  Tengo claro que el día que me plantee un desafío deportivo importante estará guiado y motivado por una buena causa social.

Después de volver de la CCC Ultra Trail de Mont-Blanc no he dejado de darle vueltas a como vincular el Ultrafondo con una buena causa.  Tal como afirma Rosa Regás, no hay nada inventado.  Muchas veces encuentras las pistas  mirando a tu alrededor.  Aunque hay experiencias dificiles de superar y que deberían ser una fuente de inspiración para todos.  



Terry Fox representa todo lo que nos gustaría ser.  Cuanto tenemos que aprender. 


Terry era un chico nacido en Winnipeg, Canadá en 1958. Desde pequeño fue incentivado por sus padres Rolly y Betty a la práctica de deportes. En el basquet se formó como deportista. Pero en 1977, los dolores en su pierna derecha, lo obligaron a dejar la actividad.

Se le diagnosticó osteosarcoma, una agresiva forma de cáncer en los huesos. Su pierna fue amputada por encima de la rodilla. Y se tuvo que someter a un intenso programa de quimioterapia. La agresividad del tratamiento no bajó sus defensas, sino que las potenció. Los primeros estudios, le dieron a Fox un 15% de posibilidades de vida. Pero al poco tiempo, a través del desarrollo de la medicina, sus probabilidades de vida habían incrementado al 50%.

Esa fue la cápsula de motivación que Terry necesitaba para comenzar su gran causa.  En agosto de 1979 se inscribió en la maratón de Prince George. A pesar de contar con una  pierna ortopédica muy precaria, y los dolores que le causaba al andar, completó el recorrido y aumentó su pasión.


Recaudar fondos

Inspirado por Dick Traum, el primer amputado en completar la maratón de Nueva York, Terry comenzó el 12 de abril de 1981 una acción solidaria que conmovió a todo Canadá. El objetivo era recaudar un millón de dólares para el estudio de la enfermedad. Lo llamó “Maratón de la Esperanza”.

Comenzó a unir el Océano Atlántico con el Pacifico, corriendo. La ceremonia de inicio fue mojar su pierna ortopédica en el agua. A partir de allí, comenzó a correr. Actualmente en ese lugar, hay un monumento. A medida que pasaban los kilómetros, su historia se fue difundiendo y cada vez más personas lo acompañaron. Su hermano, Darrell estaba con él siempre en una camioneta.



A un promedio de 42 kilómetros diarios, Terry comenzó a atravesar Canadá. Su legado fue creciendo y las distancias quedaban atrás.

Pero el 1 de septiembre de 1980 en Thunder Bay, Terry tuvo que abandonar la carrera después de 5373 kilómetros y 143 días. Un fuerte dolor en el pecho le impedía respirar con normalidad. Fue trasladado a un hospital. El Cáncer se había propagado a los pulmones.

Terry no pudo completar su maratón, entró de urgencias ya que el cancer que padecía se expandió hacia los pulmones y falleció a los 23 años.

Sin embargo, su legado continuó y hasta hoy más de 400 millones de dólares se han recolectado en todo el mundo para la investigación del cáncer.




Su muerte causó pesar, y en su honor se realizan 15 pruebas alrededor del mundo.  Para los ciudadanos que participan en estas pruebas, para las asociaciones y organizaciones relacioanadas con la causa de Terry,  siempre ha sido y siempre será una fuente de inspiración.

Cuanto tenemos que aprender



La mirada es el lenguaje del Amor. Anónimo

6 comentarios:

Unai dijo...

Hola, no le conocía pero el cariño y el respeto que emana de tu entrada me ha emocionado. Nadie muere del todo mientras haya alguien que le recuerde.
Gracias por la entrada.
Cuídate.
Unai.

Furacán dijo...

Yo era muy pequeño cuando sucedió esto y no me acuerdo pero luego he leído algo sobre él. Impresionante.

korje dijo...

justamente esto ocurrió cuando yo nacía , me parece increíble el poder de sacrificio que puede poner una persona , y pensar que a veces nos quejamos por que nos duele un poco un pie....., increible!

Talin dijo...

Yo vi la película sobre él (creo que el título en español era Corazón de Campeón), y se la recomiendo a todo el mundo. Junto con la otra películoa "American Flyers", son de las mejores que encuentro personalmente.

Charlie dijo...

La historia es impresionante, cuánto tenemos que aprender de gente así, con esa fuerza de voluntad, capacidad de sacrificio y espíritu de lucha.

Ojalá la gente se fijara más en PERSONAS como él que en los personajillos de la televisión y las revistas del corazón, las comparaciones son odiosas, pero es triste que sea así.

Rubén Mateos dijo...

Hola Luis, he estado un tiempo mirando y hojeando las distantas entradas y publicaciones de tu blog y me ha interesado bastante tu proyecto. Hay ciertas publicaciones que me han resultado útiles y he aprendido y me he informado de cosas que no sabía.

Mi padre se dedica a la práctica del triatlón y en 2009, se proclamó campeón de España de triatlón Cros. Este año también ha sido campeón de la comunidad de madrid. Con lo cual, tanto a mi padre como a mi madre y a mí nos hemos acostumbrado al mundo del triatlón y a viajar y tal. Y viendo donde has estado y los viajes que has realizado, me ha impresionado. Las pruebas que has hecho son realmente impresionantes y conmovedoras.

Y respecto a esta entrada que has editado, me es asombroso lo que le ocurrió a este joven y su enfermedad. Es realmente digno de ver.

Un saludo